Objetivo Pastoral

El lema que nos acompañará a todos los colegios Santo Ángel durante este curso 2021-2022 es: La vida contigo.

Hacemos nuestro el reto tan importante de proteger y cuidar la vida en estos momentos: un cuidado hacia dentro (interioridad) y hacia fuera, puesto que la pandemia nos vincula también a otros, a los que queremos cuidar y proteger.

Desde este horizonte de sentido que queremos ofrecer con la propuesta cristiana, vemos conveniente trabajar la certeza de que, para el cristiano, también hay una VIDA que nace después de la muerte, de la frustración...etc.

El lema nos invita a vivir la vida de manera responsable y cuidarla. La pandemia nos ha recordado su importancia, no sólo a nivel de salud, sino por la incidencia que tienen nuestras acciones ante la vida de los otros.

Nuestro lema está fundamentado en el valor identificador de la interioridad y en el valor básico de la vida. Cada uno de estos valores se concreta en una serie de actitudes que impulsan un perfil del alumno, según está recogido en nuestro Carácter Propio.

VALORES ACTITUDES PERFIL DEL ALUMNO
Interioridad (identificador)

Mirar hacia el interior de uno mismo, conocerse, aceptarse, valorarse.

Respetarse, confiarse, seguridad de sí, coherencia, sinceridad, libertad interior para tomar decisiones

- Se conoce, acepta y valora.
- Identifica las distintas emociones y sentimientos del mundo interior.
- Reflexiona y expresa lo que siente a raíz de situaciones vitales.
- Está abierto para descubrir la propia vocación.
- Da sentido a la vida.
- Valora el silencio, la observación, y la escucha.
- Se abre al Misterio como oportunidad de crecimiento y maduración.
Vida (básico)ACOGER LA VIDA: ternura, querer crecer, saber crecer.

APRECIAR LA VIDA: autoestima, admiración, gozo.
DEFENDER LA VIDA (su dignidad y calidad). Cuidar y proteger, defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente

- Vive en positivo.
- Alegre, entusiasta.
- Desarrolla hábitos de vida saludables.

VALOR IDENTIFICADOR:




Nuestro Proyecto de Interioridad (“Proyecto Estrella. Marco para la educación de la Interioridad en los Centros Santo Ángel”, septiembre de 2018) define cómo entendemos en nuestros Centros el modo de trabajar este valor. En él se recoge que, educar la interioridad es:

- Ayudar a vivir de una manera más auténtica la relación con uno mismo, con los demás, con Dios y con la realidad.
- Enseñar a mirar hacia dentro, donde todos tenemos un mundo interior por descubrir.
- Acompañar en el desarrollo de las facultades que capacitan al ser humano para acceder a una experiencia mucho más amplia de lo que la razón le permite
- Educar para la vida, aceptando y queriendo lo que nos toca vivir y aprendiendo de ello.

La interioridad es una manera de comprender, procesar y vivir lo exterior, el mundo y la vida desde el fondo de nuestro ser. Entendemos que educar la Interioridad es, por tanto, ayudar a vivir de una manera más profunda y auténtica la relación con uno mismo, con los demás con Dios y con la realidad.

VALOR BÁSICO:


Apostar por la VIDA supone para nosotros ACOGER, APRECIAR Y DEFENDER LA VIDA, en su dignidad y calidad. Para ello, son actitudes esenciales la ternura, saber y querer crecer, la admiración, la autoestima y el gozo.

En nuestros Centros promovemos el respeto de la Naturaleza y el Medio Ambiente y valoramos, protegemos y cuidamos la vida como un don y como derecho humano fundamental.

NUESTRA PROPUESTA PEDAGÓGICA

Y, todo esto, ¿cómo lo hacemos?

La pedagogía del ángel es el estilo propio con el que desarrollamos nuestra labor educativa. Desde nuestra pedagogía trabajamos los valores de la INTERIORIDAD y la VIDA, una forma de afrontar las tareas educativas que se concreta en:

• Pedagogía de la presencia y cercanía, que exige a los educadores estar entre los alumnos/as con una relación personal cercana y estimulante; ser un educador que enseña más con su conducta que con sus palabras.

• Pedagogía de la sencillez, actitud que impregna toda la vida escolar y que es el rostro de la sinceridad y la transparencia en las relaciones.

• Pedagogía del acompañamiento, del diálogo y de la participación que hace posible la cercanía, presentando caminos y no soluciones para que cada alumno elija según sus posibilidades. Lo acompaña en el descubrimiento que va haciendo de sí mismo, del ser humano, de la historia y de Dios.

• Pedagogía de la bondad y de la paciencia, basada en:

• La dulzura que implica el amor a la persona, con su realidad concreta

• La firmeza necesaria para ayudar a crecer

• La fe, que mueve al compromiso desde los valores cristianos.

• Pedagogía del silencio, de la escucha, que cultiva la interioridad y la capacidad de contemplación.

• Pedagogía de la entrega, que trata a los alumnos con espíritu de servicio, de cordialidad y de respeto, buscando que se sientan felices y queridos en el trabajo que realizan.